La luna en tu casa: una lámpara muy romántica!

Hola a tod@s!!! Sí..sabemos que nos hemos portado mal y que hace un montón de días que no hemos publicado nada, ni comentado nada... pero es que hemos tenido dos semanas un poco complicadas de trabajo, y ha sido imposible escribir!!!

Pero no volverá a pasar lo prometemos!!

Bueno, pues se acerca San Valentín y tenemos bastantes cositas preparadas... la verdad es que ninguna de las dos somos muy dadas a este día.. yo personalmente creo que cuando quieres a alguien da lo mismo celebrarlo un día que otro... lo importante es sorprender a tu pareja, darle una alegría.... hace tanta ilusión ver la cara que pone la otra persona cuando no se espera algo...

Pues bien, la cuestión es que estamos preparando un vídeo para daros ideas para el día de San Valentín. Bueno, nosotras directamente no... nos los están preparando la gente de 2minutes.. y creo que va a quedar genial!! Estoy segura!!!

Para empezar a abrir boca, vamos a ir dando pistillas de todas las cosas que saldrán en el vídeo, y en este post os vamos a explicar cómo ambientar, junto con otras cosas que ya os exlicaremos (todo a su tiempo :), una cena romántica en vuestra casa....

Pensando, pensando, se nos ocurrieron varias ideas que encajaban con nuestra idea de pasar una velada romántica junto a tu pareja. Una era, hacer una hoguera en la playa, otra hacer un picnic en la montaña, otra pasear bajo la luna... la luna! ¿A quién no le parece preciosa la luna? De hecho a nosotras nos gusta tanto que nuestro logo es una luna... jejeje... La luna tiene algo mágico, algo que atrapa cuando la miras...algo especial..te hace sentir que formas parte de algo mucho más grande que este pequeño mundo. Así que nos dijimos : "¿Por qué no crear una luna para poder cenar debajo de ella sin salir de casa?" ¡Y así lo hemos hecho! Y lo hemos hecho de la manera más sencilla que nos hemos imaginado, para que todos vosotros podáis fabricar vuestra propia luna y cenar junto a ella!!!!

Vamos a hacer un pequeño paso a paso para que veáis que fácil puede llegar a ser!! Esperamos que os guste!

Cosas que necesitáis:

- Un globo grande y redondo (es importante que sea un globo redondo porque sino no parecerá un luna. Nosotras lo hemos comprado en La Bolsera. Los venden por unidades y valen 4 euros)

- Dos cajas de pañuelos de papel (pueden ser de los baratos sin ningún problema)

- Un bote de cola blanca (se usa bastante así que si podéis comprar la de litro)

- Agua

- Un pincel o brocha

- Un trozo de alambre gordito

- Hilo y aguja

- Tijeras

- Luces de Navidad blancas

Paso 1:

Hinchamos el globo. Si compráis esos globos, se pueden hinchar hasta el infinito y más allá, así que nosotras paramos de hincharlo antes de desmayarnos y de que fuera más grande que la propia habitación.. jejejeje una vez hinchado, buscamos un sitio donde estemos cómodos y lo colocamos en un soporte  que se aguante bien. Nosotras cogimos un tupper con la abertura grande.


Paso 2:

A continuación preparamos la mezcla de cola blanca y agua. Cogemos un recipiente que no utilicemos y mezclamos un vaso de agua por un vaso de cola. Tiene que haber la misma cantidad de ambas. Nosotras empezamos con un vaso. Luego hicimos otro, porque se nos acabó la mezcla...así que podéis hacer directamente dos vasos de agua por dos de cola. Removéis bien, que tenga una textura más bien líquida.


Paso 3:

Cuando ya lo tenemos todo preparado empezamos poniendo un pañuelo de papel encima del globo y lo pintamos bien con la mezcla de cola. Y poco a poco, vamos poniendo más pañuelos y más cola. Es mejor colocarlos de formas diferentes para que así no queden rayas igualadas, aunque al final la textura es bastante uniforme.



Así nadie diría que a final queda bonito, ¿verdad?...nosotras tampoco lo teníamos muy claro.. jajajaj!! 
La cuestión es ir poniendo capas y capas....unas 6 o 7 capas de pañuelos por todos los lados. Cuando veáis que habéis hecho toda la parte superior del globo, podéis colgarlo con un hilo, y trabajar la parte inferior. Es mucho más cómodo, y luego para que seque, seca de forma más homogénea.
Veréis que habéis acabado de poner capas, cuando NO veáis ni una sola transparencia del globo. Debe quedar uniforme y completamente blanco. 



Aquí todavía no habíamos acabado pero ya quedaba poco. ¿Veis? Debe estar totalmente blanco.

Paso 4:

Cuando ya lo tenemos bien embadurnado, lo dejamos colgando boca abajo, para que se seque bien. Nosotras lo dejamos de un día para otro, pero creo que es mejor esperar un poco más... yo lo dejaría un día y medio. Aunque si tenéis un sitio bien ventilado y veis que está completamente seco, podéis quitarlo antes. Se trata de que al tacto esté durito y no se note NADA HÚMEDO.
Una vez consideráis que ya está seco, lo que tenemos que hacer es quitar el globo! Así que cogemos unas tijeras y le damos un corte por donde lo hemos atado. Si está bien seco (cosa que a nosotras no nos pasó... la impaciencia es muy mala.... jejeje) tiene que salir entero.. no tendréis problemas al despegarlo. Si os pasa como a nosotras, cortáis la base con unas tijeras, un círculo del tamaño de vuestro brazo, y vais despegando el globo por dentro. ¡No os preocupéis si se deforma un poco nuestra luna! Luego la podéis redondear de nuevo por dentro y cuando seca bien no se mueve nada!!!
Lo bueno de probarlo antes nosotras y haberla fastidiado, es que os podemos explicar los trucos por si os pasa a vosotr@s también.. JAJAJAJAJ!!!

Paso 5:

Tanto si el globo ha salido entero y bien, como si habéis tenido que despegarlo, el siguiente paso con nuestra luna redondeada es hacerle un agujero bien hecho, y ponerle un soporte. Así que por la base (donde estaba el nudito), cortamos con un poco de maña un círculo del tamaño de un platito pequeño, más o menos, para que la luna sea estable. Cuando tenemos el círculo hecho, cojemos un trozo de alambre, lo cortamos del mismo tamaño que el círculo y se lo cosemos a la base, alrededor del círculo. De esta manera, lo podremos poner en el suelo o en un estante sin problemas. Cuando cosáis el alambre, no os olvidéis de hacer una pequeña hendidura hacia arriba con el propia alambre, del tamaño de un dedo más o menos, para que luego el cable no nos moleste al asentar nuestra luna.

Paso 6:

Ya hemos acabado!!! Ahora solo nos queda coger nuestras luces de navidad, o una bombilla de bajo consumo con un cable (y si no tenéis enchufe y lo queréis colocar en un sitio especial, podéis hacerlo con un frontal de la montaña) y ponerlo dentro de la luna. El resultado es este 


Aquí apagada






¡Aquí encendida!

La verdad es que cuando la tienes delante , con la luz apagada, ¡¡¡el efecto es súper bonito!!!! Casi nos hemos puesto a llorar. Queríamos añadirle con polvos grises, unos reflejos y formas de cráteres, pero al final ha quedado tan bonita que no lo hemos hecho. Pero vosotros podéis hacerlo y si alguien lo prueba que nos lo envíe!!!

¡Ahora sí que podréis disfrutar de una ROMÁNTICA CENA A LA LUZ DE LA LUNA!

Esperamos que os haya gustado y que os animéis a hacerlo. ¡¡Es muy fácil!!!

¡Un beso enorme y feliz Jueves!

5 comentarios:

  1. Después de la obra, aún no he elegido lámparas... estoy por hacerme una de estas para el salón!, lo que pasa es que a lo mejor con la bombilla tal cual, en vez de la tira de luces, no queda tan chula... Investigaré! Me ha encantado...

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!! Pues yo creo que con una bombilla de esas de bajo consumo debe quedar igual de bien, porque lo probamos después y se veía muy bonita! Lo que pasa es que hay que comprar el soporte para la bombilla y no teníamos. La gracia es que la luz sea suave y blanca para que realmente quede como una luna. Si lo pruebas, acuérdate de enviarnos una fotito!!!!

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya la tengo hecha, está secando! Podeis ver las fotos "intemedias" en el blog. Cuando esté seca y colocada, haré nuevas...

    ResponderEliminar